CULPA Y MATERNIDAD

Culpa y Maternidad

Esa ingrata compañera de viaje 

A propósito de mi último post “A desempolvar esos sueños postergados por la maternidad” recibí varios mensajes hablándome de la CULPA. 

Y la digo con letras mayúsculas porque pucha que la sentimos fuerte y dominante a veces… tanto que nos puede llegar a paralizar, impidiendo el conectarnos con nuestra autenticidad, necesidades, sueños, anhelos.

La cargamos como una mochila pesada. Se hace difícil  disfrutar.  Y esto incluye la crianza de tus pequeños. Nos entrampamos más en los “deberes” que en los “quereres”. 

Hoy te quiero compartir una práctica que he ido decantando más el ultimo año….la Autocompasión (o Selfcompassion). En resumen, y bien en simple, la Autocompasión es hablarte a ti misma como le hablarías a una amiga muy querida.

¿Qué tono de voz, palabras de aliento usarías con esa amiga? Tal vez la abrazarías?

ACÓGETE y date contención en esos momentos en que te estás “caldeando la cabeza” con rollos que no te llevan a ninguna parte saludable (solo a  a sentirte más angustiada). Pregunta clave de la Autocompasión:

. ¿Qué necesito en este preciso momento?

Me encantaría escucharte… Coméntame qué es lo primero que te surge de esta pregunta? Dale espacio a una respuesta simple (de guata). .

Ponte en modo más autocompasivo y verás que soltando la culpa, te encontrarás contigo, tus necesidades y sueños… .

Feliz de acompañarte en ese proceso! 

PD: si quieres recibir un ejercicio muy práctico para cultivar la autocompasión, escríbeme en le formulario de contacto de la web y te lo enviaré a tu mail.

Un abrazo compasivo

Paula.

Deja tu comentario